19 de August de 2020
La Consejera de Presidencia, Rita Camblor, expresa a Hilda Farfante el compromiso del Gobierno de Asturias con la recuperación de los desaparecidos, víctimas de crímenes de la Guerra Civil y la represión franquista.
Niña en un aula escolar escribiendo. 26/05/1937

El 19 de agosto tuvo lugar un encuentro entre la Consejera de Presidencia, Rita Camblor e Hilda Farfante, durante el cual la consejera transmitió a Hilda el propósito del Gobierno de Asturias de emprender la búsqueda y recuperación de los restos de las víctimas de la Guerra Civil y la represión fascista en nuestra comunidad. Y, concretamente, el compromiso de comenzar las labores de investigación y estudio de campo de las fosas en las que hay indicios de que pudieran encontrarse los restos de sus padres.

Hilda Farfante es una activista de la memoria, que ha dado voz y rostro a tantas y  tantas familias de desparecidos, en su defensa de los valores de verdad, justicia y reparación, lleva años con demandas reiteradas para la recuperación de los restos de sus padres, porque cerrar las heridas y tratar a las víctimas con la dignidad que quisieron arrebatarles, es la única garantía de no repetición. 

Balbina Gayo y Ceferino Farfante, padres de Hilda, eran  maestros de la República, se denominó así a los docentes que, bajo las instituciones educativas del último gobierno republicano, encararon la misión pedagógica y alfabetizadora por todo el  territorio español. Era una prioridad de la República reducir urgentemente la altísima tasa de analfabetismo de la población española de los años 30. Haciéndolo además con la vanguardia que representaba entonces la corriente pedagógica impulsada por Giner de los Ríos desde la Institución Libre de Enseñanza, una educación democrática e igualitaria, por cuyo ejercicio fueron asesinados los padres de Hilda.  Algunos más correrían la misma terrible suerte, otros muchos el presidio, todos los sobrevivientes la depuración, porque en los planes de la nueva España imperante, ya no cabía una educación laica, feminista y democrática.

Hilda, también maestra, digna heredera del espíritu emprendedor de su madre, lleva toda la vida comprometida con los valores de la memoria democrática y clamando por la recuperación de los cuerpos de sus padres.