20 de May de 2021
Los trabajos se financiarán con cargo a 187.000 euros que el Gobierno recibirá del fondo estatal para la recuperación de la memoria democrática. El objeto de este contrato es analizar estas fosas con rigor científico y en profundidad, con vistas a una posterior exhumación de los restos
Monolito en el Alto del Fito

El Gobierno de Asturias ha sacado a concurso el primer contrato para la indagación, investigación, localización y delimitación de víctimas de la Guerra Civil y de la Dictadura Franquista en siete fosas ubicadas en el Principado. El importe del contrato es de 36.749 euros que se financiarán con cargo a los 187.000 euros que el Principado recibirá del fondo estatal para la recuperación de la memoria democrática.

El objeto de este contrato es analizar estas fosas con rigor científico y en profundidad, con vistas a una posterior exhumación de los restos de las víctimas que pudieran encontrarse en las fosas de Bimeda, Vega de Rengos y Vuelta del Cáscaro, en el concejo de Cangas del Narcea; las del Alto de Palomo, en el concejo de Gozón; Gua, en Somiedo; El Molín de Xilu-Landrio, en Las Regueras; y El Fitu, en Parres.

Esta actuación se enmarca en la fase de investigación preliminar del procedimiento de actuación contemplado en el Protocolo de Actuación en Exhumaciones de Víctimas de la Guerra Civil y de la Dictadura así como en el Protocolo de Minnesota de 1991 de ONU, para la prevención e investigación de ejecuciones sumarias extrajudiciales arbitrarias e ilegales Otros proyectos relacionados con la Memoria Democrática.

El Principado trabaja también, junto con el Gobierno de España, en la recogida de ADN, para facilitar la identificación en fosas. Para eso, el Principado se ha adherido al Banco de ADN nacional que se prevé que esté en funcionamiento este mismo año. Otra de las líneas en las que trabaja la Consejería de Presidencia en relación con Memoria Democrática es una aplicación informática en la que se está volcando toda la información disponible que incluye la base de datos de víctimas, conectándolas con los lugares con los que hayan tenido relación (fosas, campos de concentración, lugares de detención, campos nazis en el caso de las personas deportadas, etc). Eso implica la creación de una ficha de servicio para que cualquier persona asturiana o entidad pueda hacer la solicitud para introducir, documentándolo, a personas que, por cualquier motivo, no se encuentren en esa base.

Además, cada persona estará ligada a través de esa aplicación con la documentación que conocemos de ella. Esta aplicación nos permitirá incluir informes, fotos, vídeos, etc. Esta herramienta contendrá también todos los datos actualizados del mapa de fosas en tiempo real. Eso significa que cada avance en la investigación de una fosa, cualquier nueva fosa no incluida anteriormente en el catálogo, estará a disposición de la ciudadanía con absoluta inmediatez. De esta forma, las fuentes y testimonios en los que se base la localización, incluidos los informes a que den lugar los estudios que se promuevan desde la administración autonómica, ayuntamientos o entidades memorialistas, estarán localizados para que la investigación o el acceso de familiares a estos se fácil y rápida. Todo ello estará disponible en una web de Memoria. Estamos hablando de un trabajo ingente que afecta a 27.118 víctimas identificadas con todos los datos, de 200 personas deportadas a campos de Concentración Nazis, y de al menos 603 personas desaparecidas; de 404 fosas localizadas y de un mapa histórico de símbolos que cuenta con 243 símbolos, de los que debo decir, la inmensa mayoría están retirados. Todas estas actuaciones se enmarcan en el desarrollo de la Ley Asturiana de Memoria Democrática y permitirán cerrar heridas y dignificar nuestra Democracia ya que como recuerda la propia norma “La recuperación de la memoria democrática es una obligación ética, política y también legal de los poderes públicos. Recuperar del olvido a quienes defendieron la democracia y sus valores frente a la rebelión fascista es un imperativo ético y moral que el Principado de Asturias no puede obviar.

Una adecuada reparación moral e histórica es absolutamente necesaria para que la paz llegue a todas las personas que aún no han podido disfrutar de ella.

ANEXO I: Información sobre las siete fosas