07 de May de 2021
Una iniciativa para recordar a todas las víctimas asturianas de los campos de concentración nazis.
Stolpersteines en una calle de Alemania

La iniciativa consiste en que cada víctima tenga dedicada una "stolperstein", que en español podría traducirse como una piedra con la que se tropieza en el camino y que, en este caso, hace tropezar con la memoria histórica y el recuerdo de las víctimas.

Estas piedras recogen distintos datos de las víctimas: su nombre, su fecha de nacimiento, los datos de la deportación y la fecha de fallecimiento. Desde que surgió esta iniciativa, ya se han colocado casi 80.0000 adoquines en recuerdo a las víctimas del nazismo en unas 2.000 ciudades de más de una veintena de países europeos, incluidas varias localidades españolas.

De los 9.100 españoles deportados a campos de concentración y exterminio nazi -en donde fallecieron casi 4.500-, al menos 200 eran asturianos cuyo origen está localizado en 49 concejos. La Directora General Begoña Serrano ya ha iniciado las conversaciones con los distintos alcaldes y alcaldesas para que se incorporen a la iniciativa. Se confía en que en un año se puedan colocar los 200 adoquines, uno por cada víctima asturiana, en las localidades en las que nacieron o vivieron. «Sería muy bueno que algo que está tan extendido por Europa llegara a Asturias y que todos los concejos lo hicieran a la vez».

Además, las historias de cada uno de esos 200 asturianos también se incluirán en la web de la Dirección General de Memoria Democrática «gracias a la total generosidad» del grupo Deportados Asturias, formado por investigadores y familiares de deportados y deportadas que desde hace un año recopila sus biografías.